jueves, 2 de enero de 2014

Vaivén

Y lo hizo. Lo levantó del suelo, lo hizo llegar a las estrellas, sin moverlo ni tocarlo, sin desearlo ni mirarlo, sin respirarlo.
No dejó nada de él ni la primera oleada de la música, ni carne que tocar ni pelo que acariciar, ni idea que criticar, ni mano que estrechar. Como un rayo lo partió y lo dejó seguir viviendo, sintiendo hambre y sueño.
Lo elevó a la categoría de palabra nunca pronunciada, de sonrisa no admirada, ni espalda no palmeada. A la categoría de Dios, de eterno vicio del convalecer, del destructor de muros, del tecleador de espacios, del imaginario de universos.


Lo hizo consciente y silencio.


viernes, 12 de octubre de 2012

La eterna canción.

Seis minutos. Sólo seis minutos.
Pero, para mí, los más largos del mundo. Seis minutos eternos de música que nunca acababa, pero no eran largos por pesados, ni por aburridos, simplemente eran largos por complejos, por plenos.

Fueron seis minutos largos porque cada segundo de esos muchos era una baraúnta de notas que encajaban a la perfección en mi cuerpo. No sólo en mi cabeza, si no también en mis brazos, en mis piernas y hasta en los dedos de mis manos y pies.
Encajaban perfectamente hasta en los cientos de pelos y milímetros de mi piel que se retorcieron de placer al sentir el enorme escalofrío que bajó por mi espalda como un poderoso abrazo que me dejó paralizado y estremeciéndome en  mi sitio.

Cada segundo guardaba en su seno una pasión  y un secreto, como una cajita de música escondida en el cajón de la habitación de un niño...

Cada segundo era la madre de todos los segundos, y merecedores de este nombre, se me hicieron eternos y apasionantes.

Al terminar, no pude más que darle vueltas en mi cerebro, pues allí continuaba la serenata, como el eco de la presencia de un poderoso dios de la antiguedad, de los de las leyendas. Allí permaneció, esa intuición de plena satisfacción, de comunión con la realidad y con la mismísima existencia, con la tremenda sensación de haber nacido para esto, de que mi deber era morir en ese instante y permitir que la marca que había dejado en mí me consumiese al completo y tomase forma como mi nuevo yo, ahogarme en ese mar de sentimientos y sentidos.




Me levanté y cerré la boca, que había permanecido abierta durante todo el concierto, mientras me dirigía hacia fuera, a la par que me lamentaba para mis adentros, pues el silencio había asesinado brutalmente lo más hermoso que nunca había visto y oído jamás. Al salir y encenderme un cigarro me inundó una profunda ola de felicidad y calor que erizó  todo el vello de mi nuca, pues  me había percatado de lo obvio. Allí seguía, ese ritmo, esa hermosa entonación, en mi alma, grabada a fuego y hielo, por siempre jamás.

miércoles, 9 de mayo de 2012

Carta de un soldado.


Caminando por el bosque, entre la hierba mojada.
Una carta ensangrentada, de cuarenta años hacía.
Era de un paracaidista, de la 8ª compañía
que a su madre le escribía, y en la carta así decía:

“Madre anoche en la trinchera,
entre el fuego y la metralla
vi al enemigo correr.
La noche estaba oscura.
Apunté con mi fusil,
al tiempo que disparaba,
y una luz iluminó
el rostro que yo mataba.
Clavó su mirada en mí
con los ojos ya vacíos.
Madre, ¿sabes a quién maté?
No era un soldado enemigo.
Era mi amigo José,
compañero de la escuela,
con quién tanto jugué
a soldados y trincheras.
Hoy el juego era verdad
y a mi amigo ya lo entierran.
Madre yo quiero morir,
ya estoy harto de esta guerra.
Madre si vuelvo a escribir,
tal vez sea desde el cielo,
donde encontraré a José
y jugaremos de nuevo.”

Dos claveles en el agua, no se pueden separar.
Dos amigos que se quieren, no se pueden olvidar.
Si mi cuerpo fuera pluma y mi corazón tintero,
con la sangre de mis venas, te escribiría un
“TE QUIERO”.

martes, 24 de abril de 2012

Medios Públicos (Castellano/Galego)


¿Hacen falta los medios de comunicación en gallego? Falta no hacen. Quiero decir, si mañana nos quitan la RTVG seguiríamos viviendo ¿no? No hacen falta. Como tampoco hace falta la música, ni las fiestas, ni la literatura. En realidad, podemos prescindir de la literatura, total, mientras haya comida, ¿no? Mientras se mantengan las fiestas gastronómicas. Esos sitios que donde nadie paga, ni hay control sanitario. Pero reciben fondos públicos.
En realidad, podemos prescindir de tantas cosas, ¿no? Podemos prescindir del idioma. Podemos prescindir de educar a nuestros hijos. ¡Qué más da! A monte, ¿no? Qué más da, si además no hay hijos, pero el dinero se les da a los antiabortistas. Que generan muchos puestos de trabajo, ¿no?
Podemos prescindir de tantas cosas… Pero a lo mejor no queremos. A lo mejor no queremos prescindir de lo que es nuestro. A lo mejor no queremos prescindir de lo que aprendemos de nuestros padres. A lo mejor no nos presta, dejar de gastar en cultura. Ni en lengua, ni en reivindicar lo nuestro. Ni mirar nuestras noticias. Sabemos muy bien lo que pasa en Madrid, pero muy poco lo que pasa en Caldas de Reis
Se puede prescindir de todo eso. Y de más cosas.
Pero a mí no me apetece. Yo por lo menos no quiero. No sé vosotros.




Fan falta os medios de comunicación galegos? Falta non fan. Quero disir, se mañán quitasen a RTVG seguiríamos viviendo non?  Non fan falta. Como tampouco fan falta a música, nin as festas, nin a literatura. En realidade, podemos prescindir da literatura non?, total, mentras haxa comida, non? Mentras se manteñan as festas gastronómicas. Eses sitios onde ninguén paga seguro, nin hai control sanitario. Pero teñen fondos públicos.
En realidade, podemos pressindir de tantas cousas, non? Podemos pressindir do idioma. Podemos pressindir de educar os nosos fillos. Que máis ten! A monte, non? Que máis ten, se total non hai fillos, pero os cartos dáiselles ós antiabortistas. Que xeran moitos postos de traballo, non?
Podemos pressindir de tantas cousas… Pero a ó mellor non queremos. Ó mellor non queremos pressindir do que é noso. Ó mellor no queremos prescindir do que aprendemos dos nosos pais. Ó mellor non nos presta, deixar de gastar en cultura. Nin en lingua, nin en reivindicar ó noso. Nin mirar as nosas noticias. Saberemos moi ben o que pasa en Madrid, pero moi pouco do que pasa en Caldas de Reis.
Bueno, se pode pressindir de todo iso. E incluso de máis cousas.
Pero a min non me apetece. A min polo menos non me apetece. No sei a vos.

lunes, 23 de abril de 2012

Demasiado lejos. Demasiado.

“-Violencia es trabajar 40 años por una miseria y no saber si algún día llegarás a jubilarte.
            -Violencia son los bonos del estado, las pensiones robadas, el fraude de la bolsa.
            -Violencia es estar obligado a obtener un préstamo hipotecario que finalmente pagas a precio de oro.
            -Violencia es el derecho del director de despedirte en cualquier momento.
            -Violencia es el desempleo, la precariedad, los 700 euros con o sin seguridad social.
             -Violencia son los "accidentes" laborales, porque los jefes limitan sus gastos a costra de la seguridad de los trabajadores.
            -Violencia es tomar psicofármacos y vitaminas para hacer frente los horarios extenuantes.
            -Violencia es ser una inmigrante, vivir con el miedo que en cualquier momento te van a echar fuera del país y experimentar constantemente inseguridad.
            -Violencia es ser al mismo tiempo asalariada, ama, de casa y madre.
            -Violencia es cuanto te cogen el culo en el trabajo y te dicen: " Sonría, tampoco es para tanto

            Lo que hemos vivido yo lo llamo rebelión. Y al igual que cualquier rebelión es similar a ensayo de guerra civil, huele a hollín, gases lacrimógenos y sangre. No se contiene fácilmente y no se explota. Enciente conciencias, acentúa y polariza contradicciones, asegura momentos de compañerismo y solidaridad. Traza sendas por la liberación social.
Señoras y señores, ¡bienvenidos a las metrópolis del caos! Coloquen en sus casas puertas de seguridad y sistemas de alarma, abren la televisión y disfruten el espectáculo. La próxima rebelión será definitivamente más ardiente, a medida que progresa la podredumbre de esta sociedad... O salgan a las calles junto a sus hijos, decláranse en huelga, atrévanse a reclamar la vida que les roban, recuérdense que una vez fueron jóvenes que quisieron cambiar el mundo.”

            Savvas Metoikidis, maestro de 44 años, sindicalista y miembro activo del movimiento por la insurrección social. Escrito que ha dejado tras quitarse la vida ayer, 21 de abril de 2012. Su suicidio es un acto político digno que llama el pueblo a resistir y a luchar contra la esclavitud que impone el capitalismo.

Marcha tranquilo compañero. No dejaremos que se te olvide.

viernes, 6 de abril de 2012

Las antiguas pesetas.

-Las pesetas no son antiguas, ¡son pesetas!, si ahora tuviéramos "La Peseta II: La Venganza" Sí que serían "las antiguas pesetas" Para diferenciarlas de las "nuevas pesetas". El Euro, es otra moneda, tiene otro nombre, no hay confusión posible, las pesetas han pasado a no valer nada, pero no son antiguas. Según la RAE, "Antiguo" quiere decir que existe desde hace mucho tiempo, según el Banco de España, la paseta dejó de tener valor el 28 de Febrero de 2002, así que yo recuerde, así que desapareció hace 6 años, ¡una cosa con más de 6 años no es antigua!. El Partenón, le envidia o Manuel Fraga, ¡SÍ son antiguas! Porque existen desde hace mucho tiempo, una peseta no es antigua a no ser que tengo un dedo de roña y sea del s. XIX y en ese caso valen un pastón cada una en el mercado de antigüedades, así que no te vale decir :"Tantos euros equivalen a X de las antiguas pesetas" si cada peseta a multiplicado su valor por tratarse de una puñetera antigüedad. Antigua era mi abuela y la Duquesa de Alba, pero no las pesetas, ¡Ostia ya con las antiguas pesetas!

-Berto Romero dixit-

Angkor Vat.

Angkor Vat.
Mi sopa primitiva.