domingo, 26 de febrero de 2012

Si soy así, ¿Qué le voy a hacer?

Si soy así, ¿Qué le voy a hacer?
Nací buen mozo, y embalado para querer.
Si soy así, ¿Qué le voy a hacer?
Con las mujeres, no me puedo contener,
por eso tengo la esperanza de que algún día,
me toques la sinfonía de que ha muerto tu ilusión.
Si soy así, ¿Qué le voy a hacer?
Es el destino.
Que me arrastra a serte infiel, donde veo unas polleras,
no me fijo en el color;
Las viuditas, las casadas y solteras,
para mí son todas peras,
en el árbol del amor.
Y si las miro coquetonas por la calle,
con sus ojos tan porteños,
y con su talle cimbreador.
Le acomodo el camuglaje,
de un piropo de mi flor.
Si soy así, ¿Qué le voy a hacer?
Pa' mi la vida tiene forma de mujer.
Si soy así, ¿Qué le voy a hacer?
Es Juan Tenorio,
que ha vuelto a renacer.
Por eso, nena,
no caso de este loco,
que no asienta más el coco.
Y olvida tu metejón.
Si soy así, ¿Qué le voy a hacer?
Tengo una esponja,
donde el cuore hay que tener.

lunes, 20 de febrero de 2012

La leyenda del Beso.


Se cuenta que, allá en tierras de Castilla, el Conde Mario celebra una cacerí­a en la que hacer pública su inminente boda. Pero como quiera que los designios del destino son juguetones, un grupo de gitanos decide acampar en las proximidades, llevando entre ellos a una joven de incomparable belleza, la gitana Amapola, quien, según la leyenda del beso, porta un beso mortal para aquel que se atreva a besarla. Mas los animos del joven Conde no se ven enturbiados por dicha profecia y jura robar su beso aunque la vida le vaya en ello.

Y así­, y tan cierto como es que la Luna embruja y el Sol brilla, el destino hace bien su trabajo para juntar a la joven pareja y, en un momento de embriagada pasión, se produce el fatí­dico beso que ha de proclamar la verdad de la leyenda del beso.

sábado, 18 de febrero de 2012

Hasta aquí.

Hasta aquí he llegado, estoy cansado, cansado de abrir el periódico y amargarme, cansado de intentar convencer a la gente de que abran los ojos, de que luchen por sus ideales, sean lo imposibles que sean. Algo es tan imposible cómo tú creas que así es. Estoy aburrido, cansado, quemado, aburrido.
Lo estaba. Estaba aburrido, cansado, quemado, aburrido. Todo esto y mucho más.
Lo estaba hasta ayer, cuando vi el siguiente vídeo: 
"La policía carga contra menores que protestaban contra los recortes"
A golpea. ¿Hasta aquí hemos llegado? ¿Ya no se respeta nada? Se ha golpeado salvajemente a chavales, de 15, 16, 17, 18 años...
Pues que sepáis que cada vez que golpeáis a un chaval, estáis golpeando a vuestros hijos. Cada vez que nos golpeáis a nosotros, estáis golpeando a vuestros hermanos. Cada vez que renegáis de la lucha de vuestros antepasados, estáis golpeando a vuestros padres.
Golpeadnos, y os abrazaremos. Tiradnos, y nos levantaremos. Encarceladnos, y os convenceremos desde dentro.
No necesitamos usar la violencia, pues nuestros argumentos tienen algo que no tienen los de los caciques que nos gobiernan. Tenemos la razón y la legitimidad propia del apoyo popular.
No estoy aburrido, ni cansado, ni quemado.
Estoy enfadado. No. Estoy Furioso.
Estoy Indignado.

Angkor Vat.

Angkor Vat.
Mi sopa primitiva.