sábado, 31 de marzo de 2012

Pasatiempo.

Cuando éramos niños,
los viejos tenían como treinta,
un charco era un océano,
la muerte lisa y llana, no existía.
Luego, cuando muchachos,
los viejos eran gente de cuarenta,
un estanque, un océano,
la muerte, solamente una palabra.
Ya, cuando nos casamos,
los ancianos estaban en cincuenta,
un lago, era un océano,
la muerte, era la muerte de los otros.

Ahora, veteranos,
ya le dimos alcance a la verdad,
el océano, es por fin, el océano,
pero la muerte, la muerte empieza a ser la nuestra.
-Mario Benedetti-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Angkor Vat.

Angkor Vat.
Mi sopa primitiva.